¿Es correcto hacer anotaciones y marcar las páginas de un libro? ¿Esta práctica le resta valor a un escrito?

Subrayar enunciados o palabras, hacer anotaciones con respecto a alguna frese, idea o proceder de alguno de los personajes que intervienen en la trama… pueden ser muchas y muy variadas las razones que una persona puede tener o no para “marcar” un libro.

Imagen de PixaBay
Dependiendo a quién le preguntes, obtendrás muchas y variadas respuestas de este particular tópico.

Hay para quienes es inconcebible mancillar con mácula un libro, sin importar su contenido. Para estas personas, no hay nada más importante que conservar prístino su ejemplar.


Por el otro lado, hay a quienes les encanta “personalizar” sus libros con toda clase de anotaciones, pensamientos y demás anécdotas que ayuden a los demás lectores a “entender” o darse una idea de lo que esas oraciones han causado en personas que antes que el lector en turno, hicieron lo propio (se subrayan pasajes, se “decoran” sus páginas, se realizan comentarios, se ponen fechas, y mil y un cosas más, etc.)

Con respecto a si es correcto o no hacerlo, creo que esa es una opinión muy personal. Por ejemplo, trato de mantener mis libros impresos en las mismas condiciones con las que salieron de la imprenta (aunque a veces no lo consigo, debido al maltrato ocasionado por el uso); pero en mis libros electrónicos, me “doy vuelo” rayando, tachando y subrayando cuantas líneas o palabras se me pongan enfrente.

Al finalizar, gracias a la herramienta de búsqueda de los programas eReaders, es muy fácil y práctico encontrar un pasaje en particular. Además, varios de ellos generan de manera automática un archivo con un “resumen” de las anotaciones, escritos y frases subrayadas.

Supongo que gracias a esta facilidad, es que me decanto por mantener limpios los libros impresos, no así los electrónicos.




Descarga la novela "Tacones y Cañones". Sólo tienes que poner los datos indicados.

* indicates required